Por un animalismo racional: Carlo Frabetti


No me alegro cuando muere un carnívoro o un católico, ni cuando violan a una descerebrada que confunde la fiesta con la barbarie, y tampoco me alegro cuando muere un torero, aunque sí cada vez que uno de esos fantochescos matarifes vestidos de lagarterana se lleva una cornada.

¿Deberíamos alegrarnos los vegetarianos cada vez que muere un carnívoro de cáncer de colon? ¿Deberíamos alegrarnos quienes luchamos por una sociedad laica cada vez que muere un católico? ¿Deberíamos alegrarnos los antitaurinos cada vez que violan a una mujer en los sanfermines, pues de este modo se desprestigia la sangrienta “fiesta” y se castiga a quienes participan en ella?


La Iglesia Católica es la mayor organización criminal de todos los tiempos, y ha causado más muertes y sufrimientos que todas las plagas y catástrofes de la historia juntas; está regida por una abyecta pandilla de homófobos, misóginos, pederastas y mafiosos, y el nacionalcatolicismo español ha sido y sigue siendo la más abyecta forma de fascismo. Y sin embargo tengo amigos que son (o creen ser) católicos y Chesterton es uno de mis escritores favoritos. ¿Cómo es posible? ....


fonte: kaosenlarede