'El pecado original de la política': Danilo Billiard

Podríamos suponer que parece casi de sentido común el rechazo categórico al financiamiento irregular de la política. Que casos como en los que se han visto envueltos prácticamente la totalidad de los partidos que conforman el bloque en el poder, que administran la institucionalidad del Estado, son un aliciente para fomentar la llamada “era de la desconfianza” con que Rosanvallon explicaba el problema de la democracia real. Las equivocaciones son demasiadas ¿o es que honestamente resultan justificables este tipo de conductas asociadas a bajos estándares de probidad, justamente porque la democracia como tal está pensada en tanto una operación de mercado? ....

fonte: elmostrador(Chile)